Feeds:
Entradas
Comentarios

Hórreos

G A L E R I A    D E    F O T O S  – H Ó R R E O S   A S  T U R I A N O S

Una definición aproximada de hórreo sería: Almacén o granero de madera o piedra, aislado y elevado del suelo mediante unos pilares, también de madera o piedra que terminan en unas planchas o placas de piedra, denominadas tornarratos que sirven para evitar el ascenso de los roedores, que suelen disponer de espacios, huecos o ranuras entre las tablas que forman sus paredes y que sirven fundamentalmente para guardar el grano, productos agrícolas y todo tipo de enseres, herramientas y aperos de labranza.

A nosotros nos gustan más algunas de las definiciones o más bien elogios de las virtudes del hórreo que a lo largo de los tiempos se les ha dado dando de una forma más poética, tales como:

Sobre su construcción,  “pocas construcciones existen, tan sencillas, baratas y bien ideadas”.

Definición, “granero, despensa, dormitorio, colmenar y palomar”

Resistencia,  “pues no sólo promete durar por las piedras, sino también por los siglos”

Características, “en todos los sentidos, esto es, en lo alto y en lo bajo, y a todos los cuatro vientos, es claro que jamás puede entrar en ellos corrupción alguna”.

Es imposible concebir Asturias sin hórreos. Practicamente toda la zona rural está salpicada de ellos. Hay que entender que el campesinado asturiano entendió esta construcción complementaria como una más de las necesidades que comprendía su modo de vida. El hórreo está ligado asimismo a una tierra donde la economía estuvo ligada desde siempre al sector primario, esto es, fue en términos generales una economía de subsistencia. Al depender directamente de la tierra, de sus productos y de la ganadería, en una tierra con adversas condiciones meteorológicas, con un clima tan húmedo y en un medio plagado de alimañas, salvaguardar los productos de la recolección se tornaba vital. Sólo así se puede entender el papel fundamental de la llamada casería asturiana con el hórreo a la cabeza.

Además,  esta típica construcción no sólo ha servido como granero, sino que su función ha sido múltiple. Considerado un enlogamiento de la propia vivienda la multifuncionalidad del hórreo viene representada también como elemento de conservación y secado de alimentos. Tendedero, leñera, almacén de aperos, cochera para carros y ahora coches, taller e incluso escuela. Por supuesto su interior ha servido también como guardamuebles, ropero y trastero.

Su edad se puede determinar hacia el año 2.000 a.c., si bien hay una infinidad de teorías al respecto. Desde orígenes palafíticos a teorías alentadas por un origen romano y a su introducción en España por los visigodos. Son dos las teorías que hoy en día cobran mayor importancia. Una descendencia directa de las construcciones más básicas de varas entrelazadas y otra de ancestrales construcciones de madera.

Sobre sus elementos de construcción, igualmente hay una infinidad de variaciones. Dependiendo de factores culturales o simplemente medioambientales o zonales. Del mismo modo, los materiales varían desde la madera de castaño para la caja , la teja, pizarra o paja para el tejado e igualmente la madera o la piedra para los pegoyos y la muela. La talamera, tablón gruseo y ancho que discurre de muela a muela que sirve de plataforma de acceso.

Para no extenderse hay una directriz básica en su sistema de construcción y es que todas sus piezas permanecen ensambladas o engarzadas.

Sus elementos principales son el pilpayo, sujeción del pegoyo. Los pegoyos, puntales sobre los que se sostiene la caja. La muela, pieza redonda donde termina el pegoyo y que impide el ascenso de los roedores.  Las tazas, tacos de madera cúbicos que van colocados encima de las muelas para que el apoyo del trabe sea más homogéneo. Los trabes, vigas de madera  ensambladas  que arman el suelo de la caja. Los liños, cuatro vigas que sujetan la techumbre. Las sollas, tablas que forman el piso de la caja. Colondras, paredes de la caja.

Las formas de acceso a los mismos son muy variopintos desde una simple rampa hasta las escaleras de piedra en la mayoría de ellos. La principal particularidad es la separación de de aproximadamente 40 cms., que existe entre el último peldaño y la puerta de acceso a la cámara para evitar el paso o salto de los roedores.

Desde el siglo XVIII, muchos cuentan aparte con corredores perimetrales que sirven en la mayoría de las ocasiones como secaderos.

Hay que indicar que la forma geométrica del hórreo es cuadrada, la extensión en forma rectangular se denomina panera.

En cuanto al techo, los elemento principales serían el puntal, los cabríos y los tentemozos entre otros.

Son tres los estilos ornamentales que los definen:

Vilaviciosa, Carreño y Allande dependiendo de las zonas que circundan cada uno de estros tres Concejos.

Si bien el hórreo es seña de identidad de toda la geografías astur, dos Concejos del oriente limítrofes con Cantabria, carecen de ellos. Ribadedeva y Peñamellera Baja. Si bien es muy escasa su presencia en otros tres Concejos próximos a la Comunidad vecina. Cabrales, Peñamellera Alta y una parte de Llanes.

Otras curiosidades son que el hórreo más grande de Asturias se encuentra en la aldea de Pen, Concejo de Cabrales.

*Que la palabra hórreo deriva del latín, “horreus” que significa granero.

*Que las cajas de los hórreos de las montañas son más pequeñas al tener una menor cosecha que guardar.

*Que su edad se puede determinar por la anchura de los engüelos, tablas que forman las esquinas de las cajas. Supuestamente a mayor anchura de estas, mayores eran los árboles y por lo tanto más antiguos.

*Que el moño es la corona de los hórreos, están compuestas por dos piedras, una horizontal y otra vertical y tienen la función de evitar el paso del agua al interior desde un lugar tan delicado.

*Que los hórreos pueden ser eternos, siempre que conserven impecable su tejado y así se evite el paso del agua a su interior y por tanto el deterioro de la madera por la humedad.

*Que los hórreos son bienes inmuebles y por tanto no pueden ser usados como vivienda.

*Que son facilmente transportables al ser desmontables y carecer de clavos o armazón de hierro.

*Que están protegidos en todo el Principado y no pueden ser “exportados” de Asturias.

*Que igualmente está regulado y prohibido su transporte dentro del propio territorio asturiano, dependiendo esto del estilo de cada uno.

*Que el número aproximado entre hórreos y paneras en Asturias se sitúa entre unos 11.000 y 13.000

*Que la región de Asturias donde mayor número se concentra es en la zona central.

*Que el número de hórreos que desparecen es de uno al día.

*Que los hórreos no sólo fueron típicos de la zona norte de España, sino que distribuían por toda Europa y existen construcciones similares por todo el mundo.

*Que la localidad con más hórreos por m2 es Espinareu, en el Concejo de Infiesto.

*Que los hórreos más antiguos de Asturias se sitúan entre finales del XV y principios del XVI

*Que la localidad con más hórreos es Bueño, cerca de Oviedo. En esta localidad con un hórreo datado en el siglo XVI, se ha instalado el primer “Centro Interpretativo del Hórreo” y una ruta interpretativa y señalizada denominada “Paseo de los Hórreos”.

G A L E R I A      D E     F O T O S     H Ó R R E O S    A S T U R I A N O S

Santa Marina, Ribadesella

Baja la marea. El cieno adquiere tonos grises y emite reflejos que similan espejismos. El  puente muestra sus vergüenzas, inmensos pontones que sujetan el peso del pasar. Las aves hurgan entre alvéolos encharcados en busca de alimento. Los peces retroceden y se esconden al abrigo de la espuma lejana. Las barcas se incrustan en los charcos exiguos entre paredes lodosas. El barro ahora pomposo respira tembloroso y sus burbujas forman bocas desdentadas ávidas de oxigeno. La playa crece y al hacerlo descubre entre la arena, los restos que yacen asfixiados por el peso del agua y otrora mimados por el bamboleo de las olas.

Ribadesella, al fondo, espera otras seis horas la venida de la mar, el cambio cíclico que solo respeta a la luna e inunda de nuevo el universo estático que abandonó en busca de otras profundidades.

La sal llenará el aire de nuevo con su olor profundo.

Con la subida desaparecerá de nuestra vistas un mundo subterráneo, nostálgico y monocolor que siempre evoca tristeza y melancolía. Sensaciones profundas, incluso molestas pero tan necesarias para saborear con gusto los colores y la fuerza, la vida y el gozo que con el agua irrumpen en el espacio inerte.

G A L E R I A    D E    F O T O S

Las Villas Marineras se extienden desde las Rías Baixas al Golfo de Bizkaia a través de : Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

Villas Marineras está formada por poblaciones con una tradición y cultura ligada al mar y con ello,  a su forma de vida.

Pequeños puertos de mar y otros,  no tan pequeños. Ríos, marismas, barcos y gentes. Cultura, tradición y por supuesto, no podía faltar, gastronomía.

En todas ellas un esfuerzo y tarea conjunta,  la preservación de sus espacios naturales.

* GALICIA : Baiona, Sanxenxo, Sada, Ortigueira, Viveiro y Ribadeo

* ASTURIAS: Cudillero, Gijón, Ribadesella y Llanes

* CANTABRIA: San Vicente de la Barquera, Santoña y Laredo

* PAIS VASCO: Bermeo, Lekeito, Getario y Hondarribia.

Disponen de una web que podeis visitar y buscar más información de cada una de las localidades.

Como siempre os deseamos que descubrais y disfruteis nuevos lugares.

De la Huelga a Torimbia

Distancia : Ida y Vuelta 9 km.

Tiempo aproximado : 3 horas

Casona Espriella

En Villahormes, a medio camino entre Nueva de Llanes y Posada de Llanes, un cartel nos indica la carretera en dirección a Hontoria y Playa de la Huelga .

Inmediatamente después de haber pasado el viaducto de la autovía del Cantábrico deberemos aparcar nuestro coche.  Comienza nuestra andadura junto al muro de la Casa – Palacio de la Espriella ( siglo XVII ) , declarado Bien de Interés Cultural. Se trata de una Casona Rural de 2 plantas con Capilla saliente adosada a la fachada.

Unos pasos más adelante nos topamos con la silueta de la Capilla de Santa Olaya. El camino que a ella conduce también nos sirve para aproximarnos a la Playa de la Huelga y de la Canalina.

Volviendo sobre nuestros pasos giramos a mano izquierda después de la Capilla y por el camino de tierra pegado a la autovía,  nos dirigimos ahora hacia la Playa de Gulpiyuri.

Después de echarle un ojo a esta playa, conservamos nuestra dirección oeste y nos encaminamos hacia la siguiente playa, San Antolín. Playa muy concurrida en verano pues cuenta con 2 chiringüitos playeros. Playa abierta, normalmente con fuerte oleaje.

Nuestra próxima parada, después de atravesar el río Bedón y su desembocadura,  es el Monasterio de San Antolín de Bedón. LAMENTABLEMENTE EN RUINAS y sin visos de pronta reforma, este monasterio benedictino fue construido en el siglo X. Afortunadamente todavía podemos contemplar sus hermosos y sobrios muros y su pórtico románico.

A la izquierda de dicho monasterio parte un camino en ascenso señalado como la RUTA SAN ANTOLÍN – CELORIO. Antes de emprender el tramo más empinado del sendero a nuestra derecha encontramos el desvío del Camino costero de Santiago. Nosotros debemos seguir subiendo a nuestra izquierda para llegar a un mirador desde donde se observa a nuestros pies la playa de San Antolín y su monasterio. En días claros,  se puede observar con nitidez los acantilados de los concejos de Llanes y Ribadella y al sur el macizo de los Picos de Europa. 

Desde aquí nuestro camino desciende hacía la playa de Torimbia, antes atravesaremos una rasa costera donde se encuentran unas antenas de repetición.

Inmediatamente después nos encontraremos con una escultura metálica “ Estela “ . Es este sitio un magnifico mirador natural para observar la belleza de la Playa de Torimbia, sin duda, una de las más bonitas del Cantábrico.  Desde aquí hacia el sur se suceden los acantilados y playas que se extienden hasta la Villa de Llanes.

Sólo nos queda la bajada final hacía la Playa de Torimbia.

Después de pegarnos un baño, si procede, sólo nos queda emprender la vuelta sobre nuestros pasos hasta Villahormes.

___________________________________________________________________________

¿ QUIERES VER LAS FOTOS DE LA RUTA ?

RUTA CIRCULAR

Realizar  la ruta nos llevará aproximadamente dos horas, esto sin tener en cuenta las paradas y las posibles visitas al faro o a la cueva.

Acceso desde la N-634, después de La Franca y unos kilómetros antes de entrar en Cantabria, encontramos a nuestra izquierda un desvío que indica, Pimiango – Cuevas del Pindal.

Después de pasar Pimiango la carretera en descenso nos conduce hacia el primer punto de interés en nuestra ruta, el mirador de San Emeterio. Espléndidas vistas del Cantábrico, de los acantilados del mismo nombre y sólo en días claros detrás en primera línea la Sierra del Cuera,  más atrás,  Los Picos de Europa con el Naranjo de Bulnes en relieve y al Oeste incluso la Villa de Llanes.

La carretera continúa bajando y nos permite contemplar a nuestra izquierda el “Faro de San Emeterio”  que aislado sobre el acantilado, se eleva  70 metros por encima del nivel del mar. 

El acceso rodado termina en las inmediaciones de la Cueva del Pindal. Cueva situada sobre el Cabo de San Emeterio, en un rellano de un entrante vertiginoso del mar. Esta cueva permanece abierta durante todo el año, de miércoles a domingo ( teléfono de reservas : 608 17 52 84 ). Es muy recomendable su visita, no sólo por contar con unas exquisitas pinturas rupestres, decoraciones que datan de entre unos 13.000 y 14.000 años, sino por el bello enclave donde se empotran. Declaradas “Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco, cuentan con una curiosidad que se torna leyenda. Una  de las imágenes, muestra la figura de un elefante con una mancha roja en su pecho que bien pudiera ser un corazón.

 El  sendero que conduce hasta la cueva, comienza en una pradera donde destaca la singular ermita de “Santu Medé” u otra vez de San Emeterio. El paisaje, realmente bucólico, evoca otros tiempos. Como curiosidad comentaros que aquí se rodaron algunas escenas de la película ” El Abuelo “.

Desde allí mismo parte un camino que entre encinas y acebos nos conduce en cuarto de hora hasta los restos del Monasterio de Tina. Hoy en ruinas, entre el mar y el bosque su aspecto fantasmagórico  y sus muros milenarios, no ocultan el esplendor que antaño debió de tener la zona, muy próxima al Camino Costero de Santiago e igualmente  a poca distancia de la ría de Tina, formada por la desembocadura del Deva, frontera natural entre Asturias y Cantabria.    

Podemos continuar por el camino señalizado hacia Bustio, último pueblo asturiano antes de entrar, como hemos dicho en la vecina Cantabria.  El camino bastante empinado nos conduce hasta un mirador donde aparece imponente el Cantábrico, donde podemos volver a disfrutar, ahora a lo lejos, con las vistas del faro sobre los acantilados. 

 Podemos elegir regresar por este camino y en lugar de seguir hasta Bustío dirigirnos hasta Pimiango. Una vez allí debemos bajar por la carretera local hasta la entrada de la Cueva donde estacionamos el coche.

Antes de terminar, la última curiosidad. La zona debe el nombre al tan nombrado Santo, patrón de los zapateros, pues dice la leyenda que sus restos fueron llevados desde el mar a la hermosa cueva del Pindal.    

SI QUIERES, PUEDES VER MÁS FOTOS DE LA RUTA 

Espinaredo

¿Por qué merece una vuelta Espinareu?. Sencillamente, porque es la población con más hórreos por m2 de Asturias. Pero además, porque estos confieren a esta pequeña aldea de Piloña un “algo” muy especial. Dicen que son los más antiguos de todo el Principado. No sé si esto importa demasiado, su ubicación, la tipología totalmente rural, el río del Infierno, todo es entrañable, afable, incluso mágico en Espinaredo. Un lugar donde sentir la inconsistencia  del tiempo detenido.

Pero si queremos disfrutar del verdadero ”Paraíso Natural”, como reza la marca asturiana, tenemos que acercarnos a Riofabar y desde allí a la cercana área recreativa de La Pesanca.  Allí comienza la llamada ruta de las Hoces del Infierno.  Ruta fresca, húmeda, verde y boscosa. De ida y vuelta. Que discurre entre castaños, robles y hayas. En dos palabras “de cuento”.

Duración 6 horas

Recorrido de ida y vuelta.

Dificultad. Media

Desnivel. 600 metros.

Altitud de la vega. 1630 m.

Juan Luis y Zahara

Recorrido que desde el aparcamiento situado al borde del Lago de la Ercina nos lleva a la Vega de Ario, donde se puede disfrutar de una de las mejores vistas que ofrecen Los Picos de Europa. Nada más pasar el “Collau del Jito”, puerta de la Vega de Ario, nos espera de frente todo el macizo de los Urrieles o Central con los picos de Torre Cerredo y El Naranjo de Bulnes flanqueadas por las escarpadas aristas del macizo que imponentes se elevan hacia el cielo desafiando el espacio. 

A nuestra derecha cerrando el Sur como un muro inexpugnable, rodeando y protegiendo la propia vega, nos encontramos con el Macizo del Cornión y sus torres emblemáticas, Peña Santa de Castilla, Torre Santa de Enol, El Jultayu y los Cabrones entre otras.

 La ruta, perfectamente señalizada no presenta mayor dificultad, quizás el tramo final presente tramos de mayor pendiente.

 El itinerario representa en sí un ejemplo palpable de toda la fisonomía de los Picos de Europa, consecuencia de los glaciares existentes en la época del Cuaternario. Así encontraremos, jous, vegas y marcados desniveles del terreno. La flora que podemos encontrar varia según la altitud. Desde los pastizales, con el Tojo o Cotoya a diferentes especies arbóreas, acebos, avellanos, hayas y algún tejo escondido en el roquedal.

En la mitad del recorrido antes de iniciar la última subida, encontraremos una fuente donde es muy aconsejable beber el agua pura, fría y cristalina que chorrea desde sus entrañas.

Un alto en el camino para beber

En la vega se encuentra el refugio del marqués de Villaviciosa, guardado de Mayo a Octubre, fiestas y fines de semana.

Como hemos dicho el ascenso a la Vega se encuentra perfectamente marcado y señalizado durante todo su recorrido. En síntesis, parte de la llamada vega o campo de la Tiese para bordear el lago por la izquierda y afrontar la primera subida (riega del Brazu y Canal de la Cuenye ) que nos conduce hasta la Vega la Paré, donde encontraremos unas cabañas de pastoreo (Las Bobias) diseminadas por toda la vega. Continuaremos por el marcado sendero hasta llegar a un arroyo. Una vez cruzado éste empiezan los verdaderos ascensos. Primero la Cuesta de las Rebladas, en zig-zag. Después las pedreras de la cuesta de Las Abedules, donde a lo alto divisamos el “Collao del Jito”, con sus dos montículos de piedra perfectamente reconocibles. Una vez ascendido el Collado  es cuando nos encontramos con el espectáculo descrito anteriormente.

Refugio de Vega de Ario

PUEDES VER MÁS FOTOS DE LA RUTA, EL PAISAJE LO MERECE

Playa Arena de Morís

Ida y vuelta

Duración:  2 horas

Dificultad:  Muy Baja

Entre playas, por la costa y siguiendo el Camino de Santiago. Una ruta fácil y apta para todo tipo de caminantes. Estacionamos el coche en el aparcamiento de la playa de “El Arenal de Morís”, situada en el Concejo de Caravia. Unos 250 metros antes de llegar al aparcamiento parte a nuestra izquierda un camino que entre praderías nos conduce a la Playa de la Espasa, ya en el Concejo de Colunga. Iremos siguiendo el trazado del camino de Santiago. La mayor parte de este recorrido, transita al borde del acantilado. La ruta la finalizamos al comienzo de la playa de La Espasa, donde desemboca el río del mismo nombre. Situada a nuestra izquierda, durante todo el recorrido nos acompañará el perfil de la Sierra del Sueve con su pico más alto “El Pienzu”, facilmente reconocible por la cruz que corona su vértice más elevado.

Precioso y tranquilo paseo.

¿ Quieres ver alguna foto más del Paseo ?

Para cada día de la semana un lugar diferente. Abiertos todo el año.

Con frío o calor, con orbayu o sin él, los vendedores ambulantes no descansan, recorren con sus mercancías los mercados semanales.

 A la venta, los productos de la zona. Desde fabes a verdinas, pasando por miel, queso, sidra, “castañes”, nueces o avellanes.

Chorizos y embutidos de ciervo, de cerdo o de jabalí. Choscos, boronas y compango.

Útiles necesarios, cosas inútiles. Ropa de moda o no tanto. Cualquier cosa se encuentra a la venta. Flores y plantas, hierbas para infusiones y remedios. Dulces y caramelos.

Panes de escanda, de trigo o de cebada. Bizcochos muy caseros.

Todo natural, sin química. Berzas, “patates”, ajos, puerros y cebollas recién sacados de la tierra húmeda.

Huevos de verdad.  En algunos incluso sargos y cabrachos.

Cerraduras y aldabas. Campanas y cencerros. Herramientas,  tornillos y clavos.

Cuadros velados, fotografías antiguas y esculturas imposibles.

Visitar un mercado es aprender un mucho de la tierra que pisamos.

Os adjuntamos el listado de los mercadillos del Oriente de Asturias. Ven y visítalos, seguro que encuentras algo interesante.

Lunes en Infiesto.

Martes en Llanes.

Miércoles en Ribadesella.

Jueves en Arenas de Cabrales y Colunga.

Viernes en Posada.

Sábados en Nueva de Llanes.

Domingos en Cangas de Onís.

Llanes de Cine

Paseo de San Pedro ( Llanes )

En el Concejo de Llanes su Ayuntamiento con muy buen criterio e igual gusto ha diseñado un itinerario que recorre distintos escenarios de su territorio, donde se han rodado 18 largometrajes, 1 cortometraje y 3 series de televisión que van desde 1941 hata el 2008.

 

 Esta ruta señalizada, va acompañada con paneles ilustrativos en cada una de las localizaciones. En el recorrido, la mayoría de los puntos son escenarios naturales que ofrecen desde espectaculares vistas a  lugares inquietantes.

Con este proyecto Llanes pretende homenajear al cine y mostrar su agradecimiento a los diferentes productores y directores que escogieron los paisajes llaniscos para rodar sus producciones.

El proyecto está apoyado por un folleto explicativo, una guía con reseñas de los directores y actores, sinopsis, fotogramas, etc. Además se pretende editar un libro que recoja la vinculación de Llanes al cine, convocar un encuentro cinematográfico anual y diferentes exposiciones. 

  

Por si esto fuera poco, en algunos de los escenarios habrá posibilidad de visionar “in situ” alguna secuencia rodada, descargada previamente en un móvil.

Niembro

Niembro

Así quien se decida a visitar estos platos naturales, podrá disfrutar entre otros de el escalofriante Palacio de Partarríu de “El Orfanato”, la inigualable Playa de Torimbia, en nuestra opinión una de las 5 más bonitas de España, de “El Abuelo” o el barroco cementerio de Niembru, de la más reciente serie de TVE, “La Señora”.

Cementerio Niembro

Cemententerio Niembro

Para más información consultar en el siguiente enlace :

Playa de Cuevas del Mar ( Nueva )

Playa Cuevas del Mar (Nueva)

Quesos artesanos del oriente de Asturias

Al saborear un queso, debemos entender que su sabor lleva implícito cultura, historia, paisaje y paisanaje. Por tanto podemos decir que un queso es algo más que un alimento. Más si cabe si el queso está elaborado de forma artesanal. Lo cual significa atención exclusiva, selección de materia prima y una producción limitada.

Sus orígenes datan de entre 6.000 y 3.000 años antes de Cristo, quizás como una manera de conservar la leche aplicándole sal. En las más antiguas civilizaciones ya se almacenaba para las épocas de vacas flacas, al tener el mismo una cualidad de conservación y duración por encima de otros alimentos, lo cual le convertía igualmente en el alimento perfecto para los viajes y desplazamientos.

Las pruebas más antiguas de manufacturación del queso provienen de los egipcios. Parece ser que desde Oriente Medio, se introdujeron en Europa técnicas de conservación y elaboración del queso. Los griegos decían de él que era un regalo de los dioses, pero los que realmente nos legaron los medios para elaborarlo a través de bacterias y sueros fueron los romanos, introduciéndolo a través de sus conquistas en remotas regiones en los que aún no se conocía.

La leyenda cuenta que fue descubierto por un mercader árabe que en uno de sus grandes viajes por el desierto introdujo leche en el estómago de una oveja o cordero. Al consumirla comprobó que había coagulado y fermentado gracias a los jugos gástricos y a la alta temperatura de aquellas latitudes.  También se dice que en la prehistoria, al sacrificar o matar para su consumo un cordero lechal, el hombre comprobó que la leche que el animal había ingerido estaba cuajada, por el mismo efecto citado anteriormente.

Antes de su producción industrial el queso vivió una primera época de apogeo durante la Edad media, ya que se empezó a elaborar en mayores cantidades, en los primeros monasterios que surgieron en toda Europa.

En la actualidad es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo y del que más variedades existen.

Asturias es la región con más variedad de quesos del Norte de España y una de las principales productoras en toda España. Sus condiciones naturales, su clima (humedad), la altitud y su variada y rica cabaña ganadera hacen de ella el marco perfecto para su elaboración. Así en la elaboración se utilizan las leches de cabra, vaca y oveja, bien por separado o por la mezcla incluso de las tres leches.

Centrándonos en la comarca del oriente de Asturias, diremos que esta subregión conforma la mayor “mancha quesera” por metro cuadrado de toda Europa.

El queso es un producto fundamental en la gastronomía asturiana. Desde muy antiguo formaba parte de la vida cotidiana en el entorno rural debido a los excedentes de leche por ello su producción era abundante.

Como consecuencia de la entrada de España en la Comunidad Europea y debida a las  cuotas impuestas en la producción de leche, el ganado vacuno desciende de una manera considerable y con ello la producción de leche y quesos. Esto hace que se ponga un especial énfasis en la producción artesanal y que simultáneamente aparezcan consejos reguladores, denominaciones de origen y pequeñas cooperativas que han contribuido,  aún más si cabe, a conseguir un producto con una gran proyección que traspasa incluso nuestras fronteras. Convirtiendo al queso más allá de un alimento en un símbolo de la cultura tradicional y popular asturiana.

A continuación os presentamos una lista con todos los quesos artesanales del oriente de Asturias. Empezaremos citando los tres que gozan  de “denominación de origen” :

CABRALES.

Queso azul. Emblema de los Picos de Europa. Con más de mil años a su espalda.  El secreto reside en madurar en cuevas propias del entorno de Picos, que ofrecen unas determinadas características en cuanto a temperatura y humedad al hongo del “penicillium” para transformar la masa del queso durante los mínimo tres meses de maduración.

Zona de elaboración, concejo de Cabrales y parte del concejo de Peñamellera Alta.

www.fundacioncabrales.com

 

GAMONEU.

Es un queso graso, elaborado con leche de vaca, oveja y cabra, ligeramente ahumado.   

De color blanco amarillo y por fuera anaranjado gracias al ahumado.

Su zona de elaboración es el macizo occidental de Picos de Europa, concejos de Cngas de Onís y Onís.

www.quesogamonedo.com

 

LOS BEYOS.

Queso cremoso con sabor ácido aunque suave.  Elaborado principalmente con queso de vaca. Se usa la leche ordeñada por la mañana, mezclándose con la ordeñada por la tarde.

Zona de elaboración, pueblos de los concejos de Ponga y Amiela próximos al “Desfiladero de los Beyos”, por donde discurre el río Sella en su parte más alta.

 

OTROS QUESOS TRADICIONALES:

PRÍA.

Produce varios quesos con un sabor propio:

 – AHUMADO DE PRÍA.

Quizás el más conocido. Elaborado con leche de vaca y manteca de oveja. Después de treinta días de maduración pasa por una cámara de ahumado, en la que se utiliza madera de roble o haya.

– TRES LECHES.  Mezcla al 50% de leche de oveja, 40% vaca y 10% de cabra. Queso graso y de sabor fuerte ligeramente picante.

Zona de producción, Pría en el concejo de Llanes.

– CUEVAS DEL MAR.

Queso graso de leche de cabra. Sabor recio característicos de los quesos elaborados con este tipo de leche.

VIDIAGO.

Exquisito queso cremoso y de color amarillento generalmente presentado en barra. Tyambién se presenta en piezas cilíndricas conservadas en aceite de oliva.

Zona de producción, Vidiago en el concejo de Llanes.

LOS CUETOS.

Dos variedades de quesos elaborados con leche de cabra. Con leche pasteurizada, queso tierno y sabor fresco. Con leche cruda, queso curado.

Producido en Vidiago, Llanes.

PORRÚA.

Queso fresco y suave elaborado con leche de vaca.

Zona de elaboración, Porrúa en el concejo de Llanes.

PICU URRIELLO.

Queso Picón. De pasta azul elaborado con leche cruda de cabra y vaca.

Queso Urriellu Curau. Seco elaborado con leche de vaca y cabra y una maduración de dos meses.

Elaborados en Pie de la Sierra, concejo de Llanes.

BEDÓN.

Tres variedades. De cabra de vaca y un tercero con mezcla de ambas leches.

Elaborados en Frieras, concejo de Llanes.

CAXIGÓN.

Queso semi curado o fresco de leche de vaca.

Zona de producción, Berodia en el concejo de Cabrales.

CUEVA DE LLONÍN.

Queso cremoso de sabor fuerte a partir de leche de vaca pasteurizada, parecido al camembert.

Zona de producción, Alles en el concejo de Peñamellera Alta.

MONJE PICÓN.

Queso azul elaborado con leche de vaca cruda. Tres meses de maduración en sala de mucha humedad.

Zona de producción, Panes en el concejo de Peñamellera Baja.

PANES.

Dos tipos de queso. El Picón y el tradicional de leche de vaca.

Elaborado en Panes en el concejo de Peñamellera Baja.

BUELLES.

Exquisito queso de cabra. Conocido por queso “La Chivita”.

Elaborado en Buelles, concejo de Peñamellera Baja.

PEÑAMELLERA.

Queso tierno de sabor suave y elaborado con leche de vaca.

Zona de producción, Alles en Peñamellera Alta.

Hace tiempo que dejaron de importarnos ciertas cosas. Es cierto que con el paso del tiempo la mucha o poca conciencia social que tenemos va disminuyendo o como mucho se va transformando. Aunque trasladarse a vivir a un entorno rural no significa, como muchos creen, desconectarse del todo del mundanal ruido, si es cierto que las preocupaciones cambian. Los temas que antes parecían esenciales, de los que había que hablar porque sino, no eras nada, ahora se tornan menores. Y sin embargo, otros que antes te tocaban más de lejos, ahora son vitales.

Después de seis años viviendo rodeados de tanta naturaleza el mantenimiento de estos y todos los paisajes del globo, nos parece esencial. Es necesaria una participación activa, que cada uno de nosotros, independientemente de donde vivamos, tomemos conciencia de lo que significa ensuciar masivamente y sin escrúpulos.

No pretendemos desde aquí teorizar, sólo queremos llamar la atención de nuestros visitantes y rogarles que actúen. Quizás con una simple separación de los residuos que generamos, estemos contribuyendo a minorizar los efectos tan dañinos que nuestra basura causa al planeta. Partiendo de aquí podemos pensar en otras actuaciones. Creemos que es un problema cultural y educacional. En este país, vivimos sumergidos en el ideal de usar y tirar, como nuevos ricos, hemos adquirido los peores vicios de una sociedad desgastada por el consumo. Convertidos sin remedio en un país de propietarios, hemos perdido hasta aquello tan simple que nuestros padres se hartaban de recriminarnos, apagar las luces cuando no sea necesario tenerlas encendidas.

Nuestros supermercados nos siguen atiborrando de bolsas de plástico, pero ¿y nosotros?, ¿qué hacemos para solucionarlo?. Habéis pensado que nuestras madres iban a la compra con un carrito. ¿No os parece, que podríamos hacer lo mismo? o quizás agenciarnos unas bolsas de tela y usarlas hasta que se rompan.

Deberíamos preocuparnos más, preguntarnos a donde van nuestros residuos, que se hace para eliminarlos, que efectos producen en el entorno. Esta es una lucha a la que todos estamos llamados. Aunque sólo sea de una manera egoísta es por nuestro bien y por el de nuestros hijos.

Cuando visitamos espacios abiertos antes de tirar algún desperdicio, ya sea en una playa o en el río, debemos pensar que no existe un servicio de limpieza del campo. En nuestra ciudades o pueblos tenemos quien lo limpie, en la montaña no. Los años que tarda una lata en destruirse por completo son muchos. El plástico o el papel que abandonamos en un bosque, terminará arrastrado hacia el río más cercano y de ahí al mar y así se formaran las grandes masas de restos letales que se aposentan en los fondos de los grandes océanos. A pesar de que no nos preocupe demasiado, hay muchas especies animales que mueren gracias a nuestra despreocupación.

Todos sabemos que a nuestros dirigentes se les llena la boca hablando de “desarrollo sostenible”. No se lo cree nadie. Si ellos hacen poco, debemos exigirles más. No obstante, no hay excusas si queremos paliar los efectos que este grave problema lleva causando por la desidia del ser humano a la hora de proteger lo que nos sostiene.

Casa de la Maestra

La localidad de Lastres ha cambiado temporalmente su nombre, para pasar ha llamarse, temporalmente San Martín del Sella. En este pintoresco pueblo marinero, se desarrolla la serie de Antena 3. La expectativa creada por la serie, atrae cada vez más a curiosos y turistas a la localidad asturiana. Tanto es así, que se ha creado una ruta apoyada en un folleto, que recorre los principales escenarios que aparecen en la misma.

Torre del Reloj

Así, a través de este itinerario podremos observar  la radio local, la taberna, la casa de la maestra y la casa del Doctor ( esta era realmente la antigua vivienda del médico de Lastres y se utilizaba para eventuales consultas ).

La ruta nos permite incluso desplazarnos hasta la cercana localidad de Luces para disfrutar del Faro que alumbra los acantilados de esta parte del litoral asturiano.

Faro Luces

Haz click en la foto del Faro y podrás ver la galería de fotos de Lastres.

¡ Que disfruteis vuestra visita !

Por cierto, ya que andais por esta zona si os interesan los Dinosaurios, cerca teneis el MUJA ( Museo Jurásico de Asturias ) y por supuesto las huellas de Dinosaurio de Playa de la Griega.

“Las cosas que miramos

se vuelven hacia atrás en el instante  

que nosotros pasamos;

y, conforme va el tren hacia adelante,

parece que desandan lo que andamos”

Campoamor

En la diáspora de la cornisa cantábrica, los pueblos y las aldeas se camuflan en valles recónditos y profundos, los ríos serpentean entre montes, mientras los salmones juegan en meandros retorcidos, donde se acumulan las maderas que arrastran sus aguas torrenciales. Las arenas finas de sus playas reverberan con el calor que emite  un sol agradecido, mientras su trémula luz riela en las aguas del Cantábrico. Sus “ bosques animados” cobijan  a una fauna protegida por una vasta masa arbórea. Los valles se extienden encadenados e infinitos hasta morir en las aguas de un mar embravecido.  Las montañas, abruptas, pétreas, escalan imponentes hacia un cielo amenazante. Los acantilados, en entornos dramáticos escarpan afilados limando la galerna. Mientras, en algún lugar un argayo tapona el desfiladero.

En este Norte húmedo y  verde la vida transcurre diferente, a un ritmo sosegado. El tiempo pasa sin prisa indiferente ante los bruscos cambios a los que el clima le somete. Pasan las nubes por sus cielos con un vaivén acompasado por bufidos ventosos. Pasa el sol, pasa la lluvia mientras la nieve se detiene en las cumbres de los Picos. Mientras, en algún lugar caen las nueces de un viejo nogal.

En este Norte fértil, los cultivos se extienden entre taludes y sus frutos emergen de una tierra fecunda. Mientras, les vaques pastan en extensos prados.

En este paisaje infinito, todo juega a confundirnos.  La naturaleza existe, se toca, se ve y se huele siempre.  Una naturaleza salvaje que nos rodea, nos abriga y a veces nos asusta. Aunque siempre quede un lugar para esconderse. En su prolongada existencia siempre encontró su aliento esta esforzada tierra y las gentes que la habitan, en ocasiones aislada por la muralla firme que forman sus montañas. Mientras, la luz de un faro perfila el horizonte.

Un silbato suena en una pequeña estación de Asturias.

En este Norte distinto hasta el tren que lo circunda es diferente. Un ferrocarril estrecho, de vía estrecha, de angosto recorrido y riguroso paso. Un tren lento y ceñido a su escenario. Un caballo de acero que cabalga entre montañas mágicas, un animal mitológico corriendo bajo los tilos. El tiempo detenido en sus cristales y recobrado en sus vagones, la vida recuperada entre sus hierros y el entorno paralelo a sus raíles.

De León a Santiago o de Bilbao hasta Oviedo, pasando por Santander. De la meseta hasta el cantábrico, este singular  tren muestra la incomparable magia de los paisajes del norte.

A bordo del FEVE todo recuerda la fascinación que desde nuestra infancia siempre nos ha transmitido el paso del tren. El viajero contempla la vida desde la ventanilla como si del escenario de un teatro se tratara, mientras el reflejo de su imagen en los cristales se funde con el verdor de los bosques y el azul de los ríos y el mar.  El paisaje es un imán para los ojos mientras todo se detiene al paso del convoy.

GALERIA FOTOGRAFICA (FEVE)

BLOG JO KEELING – VIAJAR EN FEVE

Ruta literaria Enriqueta González Rubín.

Ida y vuelta.

Tiempo aproximado de duración 3 horas y media.

Longitud aproximada, 5 kilómetros.

Esta ruta ha sido confeccionada en honor a la escritora natural de Santianes del Agua y al relato por ella escrito en 1866 y publicado en el diario “El Faro Asturiano”   en Junio de ese mismo año,  titulado  “Una excursión a la montaña .”

El itinerario está apoyado por seis atriles con fragmentos del cuento y se ha pretendido ubicarlos en las partes del recorrido que cuadran con los textos que aparecen, teniendo en cuenta como se ha transformado el paisaje debido al paso del tiempo y sobre todo a la implacable mano del hombre.

Vista desde uno de los Atriles

La ruta comienza en la plaza central de la aldea de Santianes del Agua. Esta plaza ha sido inaugurada recientemente  y está integramente dedicada a esta insigne escritora, primera en la “Llingua Asturiana”.  Totalmente señalizada nos conduce por los parajes que la escritora recorrió junto a su hermano y una vecina en un soleado día de verano.

Descripción del recorrido:

Partiendo de la mencionada plaza, el camino nos va alejando de las últimas casas del pueblo y nos acerca, siguiendo la estela del arroyo Santianes a una serie de antiguos molinos de rodezno hoy reconvertidos en hermosas casas de piedra.

Tomar el camino de la derecha.

Tomar el camino de la derecha.

Llegados al primer cruce de caminos con el que nos topamos, debemos tomar el de nuestra derecha que en este momento se convierte ya en pista forestal. Unos metros más adelante llegamos a un puente que cruza el río. Antes de cruzar este puente un pequeño sendero se adentra, siguiendo el cauce del arroyo,  en las profundidades del bosque. Unos 150 metros más adelante, tenemos la oportunidad de contemplar los restos de un antiguo molino y la conducción del agua perfectamente conservada. Podemos decir sin dudarlo que es una joya de la arquitectura de la época. Una vez observados los restos, volvemos sobre nuestros pasos y retomamos la pista, cruzamos el puente y comenzamos el ascenso.  En apenas diez minutos nos encontraremos con el primer atril y después de otro pequeño esfuerzo obtendremos las primeras vistas del valle. Lógicamente a medida que subamos las vistas se tornaran más espectaculares.

20140208_142400[1]

Así, sin tregua siempre subiendo nos encontraremos con que nuestra ruta abandona la pista para adentrarse campo a través y entre jaras y tojos. En la última subida hasta el final de nuestra ruta terminará en el paraje conocido como la majada del texu ( Tejo ), situado a los pies del magnífico Picu Mofrechu, mirador natural del Cantábrico y de los Picos de Europa.

VER MAS FOTOS DE LA RUTA LITERARIA – ENRIQUETA GONZALEZ RUBIN

Miedo en el Cuerpo

Finalmente el Documental fue emitido  :    ”  MIEDO EN EL CUERPO “, rodado parcialmente entre  Ribadesella y LLanes y en nuestra casa Bajo los Tilos .
Felicitamos desde aquí a todo el equipo. Si quereis,  podeis verlo en la web: TVE Documentos TV

Ida y vuelta : 12 kms. ( tiempo aproximado 4 horas ). Dificultad: Nula

Bufones de Pria

Bufones de Pria

La ruta comienza en los acantilados de Pría a los que accedemos por la AS-263. A 7 kilómetros de Ribadesella, encontraremos seguidamente tres carteles: Río Guadamía, Belmonte y Playa de Guadamía. Debemos girar a la izquierda y encaminarnos hacia la mencionada playa. Pasando el pueblo de Llames de Pría, podemos aparcar el coche justo donde termina el asfalto. Aquí comienza nuestra ruta a pie. Pegados a la desembocadura del río, lo primero que encontraremos serán los llamados “Bufones de Pría”, respiraderos naturales horadados en la roca caliza que con los golpes de las olas provocan auténticas chimeneas de agua y un ruido ensordecedor.

 

Caminando entre las crestas calizas formadas por la erosión del viento y el agua y pegados a los dramáticos acantilados en 15 minutos llegaremos al primer entrante del mar. Para sortearlo debemos bordear el entrante y así poder continuar el sendero. Encontraremos entonces el cartel que indica a nuestra izquierda el sendero marcado como AS-57 y en otros diez minutos llegaremos a un impresionante bufón, llamado el Pozo de las Grallas. ¡ Ojo ! porque el asomarnos puede producirnos incluso un poco de vértigo. Al fondo del mismo veremos el mar azotando este gran hueco natural. Unos metros más adelante el camino se aleja del mar y gira a nuestra derecha. Continuaremos por el mismo y en 15 minutos debemos toparnos con una casa destruida situada al borde de un camino asfaltado.

Aquí giramos a nuestra izquierda hacia el mar. Veremos de nuevo el cartel que marca, AS-57 y continuamos entonces a nuestra derecha para unos metros más adelante girar a la izquierda, donde después de atravesar unas vallas metálicas nuestro camino se dirige hacia el mar. Después de bordear otro entrante el camino se adentra en un campo de tojo. Este es el trozo más dificultoso pues el sendero se pierde entre la maraña de tojos. Debemos ir buscando la vía más fácil, hasta llegar a ver un islote llamado Horcado de Cuevas. Aquí nos encontraremos de nuevo con un camino muy bien marcado que entre prados nos conduce a la Playa de Villanueva. Es esta un estrecha y preciosa cala que nos recuerda aquellas donde desembarcaban los piratas o las barcas de contrabando.

 

Playa Villanueva

Dejamos la playa a nuestra izquierda y continuamos unos metros por la carretera hasta que vemos un cartel indicativo a nuestra izquierda. Tomamos este sendero que otra vez entre tojos y pegado al mar nos lleva hasta la entrada del mar que forma la playa de Cuevas del Mar, donde la panorámica que ofrece la playa y el arco de piedra que le da entrada es impresionante. Aquí tenemos la opción de bajar hasta la misma playa, para ello debemos retroceder unos metros y dirigirnos hacia nuestra izquierda, veremos entonces unas flechas pintadas de amarillo que nos llevan hasta una bajada a un encinar al que se accede por unos escalones naturales que desembocan en el río Ereba que a su vez desemboca en la playa.

Este es el punto final de la ruta, ahora sólo nos queda el camino de vuelta.

Cuevas del Mar

Cuevas del Mar

 

 

Puente FEVE

Puente FEVE

Nacimiento Rio Purón
Carreteras: N-634 y LLn-5

El acceso a la carretera que nos lleva al idílico pueblo de Purón, se sitúa en el punto kilométrico 297.5 de la N-634. situado a unos 2 kms. de San Roque del Acebal en el concejo de Llanes.  

Para llegar al pueblo debemos recorrer unos 3 kilómetros. Estos discurren en su totalidad junto al río por una estrecha y frondosa carretera. Lo primero que nos sorprenderá será el imponente puente de hierro del ferrocarril que cruza por encima de la carretera y el río. Al entrar en el pueblo nos reciben dos preciosos palacetes indianos y unas estupendas vistas de la Sierra del Cuera como telón de fondo. En Purón fueron rodadas escenas de la película ” You´re the One ” de José Luis Garci.

 

En cuanto encontremos un hueco debemos aparcar para continuar a pie hasta el nacimiento del río.

El recorrido, de ida y vuelta, es de unos 5 kilómetros aproximadamente. Discurre paralelo al río y nos obsequia de nuevo con una frondosa vegetación de ribera, compuesta principalmente de alisos, robles, avellanos y castaños.

Este camino no tiene pérdida alguna, comienza justo enfrente de un cartel informativo de la zona. En unos metros encontramos la primera bifurcación, debemos ir hacia la izquierda. Más tarde, cruzaremos el río y nos encontraremos con una minicentral eléctrica y el Albergue de Purón, éste de color morado. Debemos continuar hacia nuestra derecha. Aquí terminan todas las construcciones hasta llegar a una piscifactoría. Donde unos metros más adelante encontraremos el nacimiento. Un espectáculo natural de colores y sonidos. Se puede continuar por un pequeño sendero que sube por las rocas de donde surge el agua y continuar por un cauce seco de agua que asciende suavemente por un estrecho valle. Al poco el sendero desaparece y debemos optar por regresar o continuar serpenteando entre rocas y vegetación. El entorno alrededor del nacimiento parece sacado de un cuento de hadas o más bien de un “cuentu asturianu”.

CONSEJOS

ConsejosNo encontramos un slogan mejor que el adoptado por el Principado de Asturias para reclamar la atención del posible visitante   ASTURIAS PARAÍSO NATURAL  y es porque de corazón creemos que lo es.

 

Es esta una tierra mágica, donde la naturaleza nos regala un singular espectáculo y un marco sin igual para la práctica del senderismo. 

 

El caminante puede disfrutar con la variedad y el contraste que Asturias ofrece.

Montañas, ríos, bosques y valles, todo muy cerca del mar.

 

Cada camino, cada acantilado, cada aldea o cada cueva está impregnada de su belleza y de los colores que la definen.

 

Antes de bucear por las rutas propuestas, queremos daros unas recomendaciones que consideramos básicas. Igualmente aprovechamos para pedir disculpas por si algunas de las referencias que aparecen han cambiado o puedan estar equivocadas. En ocasiones es difícil explicar con exactitud algún camino o senda o algún punto donde se cruzan o desvían los caminos.

 

Deciros también que el paisaje cambia según las estaciones y que por tanto las señales cambian con la misma frecuencia.

 

Después aconsejar que aún en las rutas más fáciles es recomendable llevar siempre un mínimo equipo. Este debería estar compuesto por:

 

Botas, ropa (la imprescindible) pero cómoda, alguna prenda de abrigo o impermeable, bastón, un teléfono móvil, agua y frutos secos. No está demás, avisar a alguna persona de nuestro entorno sobre nuestra ruta.

 

Recordaros por último que siempre que nos adentramos en la naturaleza debemos ser respetuosos con ella. Por ello os detallamos algunos consejos que rogamos tengáis en cuenta cuando os pongáis en marcha:

 

  • Se debe elegir una ruta adecuada a nuestra condición física.
  • Los recorridos deben hacerse con tranquilidad y a un paso cómodo y constante para  evitar paradas innecesarias.        
  • No hablar demasiado alto y evitar todos los ruidos posibles a fin de no perturbar a los animales y si quereis disfrutar de ellos.
  • Respetar en la medida de lo posible el trazado del sendero. 
  • No tirar nada de basura y si es posible llevarnos algún desperdicio que encontremos a nuestro paso.
  • No hacer fuego ni arrojar colillas encendidas
Pico Pienzu

Pico Pienzu

 

Ascensión al Pico Pienzu (1.159 m.)

Sierra del Sueve

Ida y vuelta, 4,15 h

Dificultad: Baja – Media

Desnivel 550 m.

 .

 

Debemos llegar en coche hasta el alto del Fitu por la AS-260. Justo enfrente del aparcamiento al otro lado de la carretera, pegado a un cartel informativo de la ruta, comienza el sendero en ascensión. El primer tramo discurre entre pinos por el camino que conduce al refugio del Fitu. En 10 minutos llegamos al primer llano, reconocible por las torres eléctricas que lo cruzan. Tomamos el camino más marcado que aparece a nuestra izquierda. Esta es una zona de matorral, reconocible por el color ceniza de la tierra. En unos 25 minutos deberemos haber llegado a un bebedero de animales. Continuamos el sendero en ligera ascensión y en 10 minutos aparece una depósito de agua. Aquí comienza la llamada majada del Bustacu, situada a unos 670 m. de altitud y en donde podremos observar por primera vez nuestro destino, la cruz del Pico Pienzu. Igualmente en días claros podremos disfrutar de una excelente panorámica de los Picos de Europa. Debemos atravesar toda la pradería. Al final de ella observamos a mano izquierda una fuerte subida por una canal bien marcada, por la que debemos subir para acceder a la siguiente majada, llamada Mergullines.

Bustacu desde Mergullines

Bustacu desde Mergullines

El desnivel hasta esta pradería es de unos 260 metros. La ascensión por la canal debe tomarnos 20 minutos aproximadamente. Una vez en Mergullines de nuevo debemos atravesar toda la pradería hasta toparnos con la última de sus fuentes. Desde aquí acometemos la última y más fuerte de las subidas. 200 m. de desnivel en poco trecho. Hay que indicar que hay varias sendas marcadas y la mayoría de ellas suben en zig-zag. Aún así no debe haber posibilidad de pérdida pues en todo momento divisamos la gran cruz del Picu. En total el ascenso puede llevarnos 2 horas y cuarto. La vuelta se hace por el mismo camino y no debe llevarnos más de hora y tres cuartos. Para acabar unas pinceladas sobre este Pico y la Sierra del Sueve: Primero decir que esta sierra con su cumbre es una de las más altas del mundo situados tan cerca del mar, tan sólo a 5 kms. de la costa. Después que las vistas de la costa se extienden desde Gijón a Llanes. A nuestra espalda la silueta de los Picos de Europa y la magnificencia de la Cordillera Cantábrica que se pierde a nuestra mirada por su parte Occidental, cuanto más claro sea el día más nos alcanzará la vista.

Cruz del Pienzu

Cruz del Pienzu

Y por último, la cantidad de animales que pueden cruzarse a nuestro paso, rapaces, gamos, asturcones. Así pues con todos estos ingredientes hacen de esta ruta una de las más trilladas de todo el Oriente asturiano.